Aquí y Ahora  

MULT destapa la cloaca de corrupción en liderazgo de organizaciones sociales en Oaxaca

La pandemia de la covid-19 y su uso político electoral de funcionarios y políticos oaxaqueños. 

Juan López Sánchez |Barra Informativa|Oaxaca, 03 de agosto 2020.- “No es buena la permanencia sin límite de un dirigente al frente de una organización, porque termina regularmente en la corrupción”, comentó un amigo luego de platicar sobre el informe que hizo público el Consejo Comunitario de la Nación Triqui, hace un par de días, sobre la expulsión del recién relevado dirigente del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui, Rufino Merino Zaragoza y toda su familia, por causa de corrupción y deshonestidad. 

Aunque no resulta una sorpresa saber que un dirigente social se haya enriquecido inexplicablemente, el caso de Merino Zaragoza y el MULT tiene un significado mayor, pues se trata de un tropiezo más de la organización que hace casi 40 años formaron indígenas triquis apoyados por políticos, académicos y dirigentes sociales locales y nacionales. 

Esa organización indígena fue encabezada por 30 años por Heriberto Pazos Ortiz, que la extendió hacia otras etnias y regiones del estado y que la hizo crecer al grado de convertirla en partido políticos, Partido Unidad Popular, y creando una filial más como lo es la Asamblea de los Pueblos Indígenas. 

A su muerte pareció la lucha por el poder dentro de esa trilogía MULT-PUP-API, no sólo el político sino también el económico. Poco tardó para que Rufino exigiera ser el ejecutor directo de las obras sociales que se realizarían en su región, lo que generó inconformidad dentro de la dirigencia post Beto Pazos, que terminó en el primer tropiezo de las organizaciones hermanas con  la separación del movimiento triqui. 

Un segundo golpe lo constituyó la construcción de la Organización 23 octubre, conformada por dirigentes y militantes del PUP-API, por razones similares, además del centralismo que quería imponer el sucesor de Pazos Ortiz, el otrora encargado del tema jurídico, Uriel Díaz Caballero, que por cierto está cumpliendo 10 años como presidente de Unidad Popular, en una situación totalmente antidemocrática y contradictoria con el discurso que emite como el primer partido político indígena de América Latina. 

Comentamos este resquebrajamiento que ha sufrido esa triple organización, que llegó a concentrar cerca de los 100 militantes y poner en jaque a gobierno estatales, no ha sido solamente gracias a los intereses personales de los dirigentes, porque para poder capitalizar las acciones ilícitas que permitieron los oscuros manejos que permitieron el enriquecimiento, hubo de haber actores dentro de los gobiernos de los tres niveles que facilitaron las operaciones. 

Por ello es necesario poner atención en las razones de la expulsión y desconocimiento que la máxima autoridad de la nación Triqui dictaminó sobre el actuar de Rufino Merino y familia, que en clara práctica de nepotismo, convirtió al MULT en una empresa familiar, acompañada de otros actores que por sus habilidades juntó en sus negocios. Tal es el caso del también depuesto Sergio Cruz Ruiz, quien ya había sido expulsado, por Heriberto Pazos, debido a las mismas razones y boletinado en carteles en todos los espacios de la organización. 

Los datos que ofrece la Asamblea del Consejo Comunitario de la Nación Triqui, debiera ser la punta de la madeja para que las instancias de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, en las medida de sus atribuciones, descubran hasta qué niveles esta la corrupción en la entidad y particularmente la que se practica en las organizaciones sociales, a pesar de que se maneja que los recursos llegan directamente a las comunidades. 

Empresas fantasmas, facturas falsas, moches, diezmos, obras de mala calidad, oro puro para investigar los millones de pesos que no llegaron a los pueblos triquis para sacarlos de la miseria en la que han vivido y que dieron bienestar a una sola familia y sus amigos. 

Otro desconocimiento clave es el del Delegado Regional en la Región Triqui, Javier Pérez Acevedo, representante oficial del gobierno estatal, involucrado con constructores para la designación de las obras aprobadas para las comunidades donde tiene presencia el MULT. 

Una más es la decisión de separar y relevar a los tres hijos del ex líder del programa deportivo, en dónde se había apropiado de todos los apoyos recibidos para esa actividad, beneficiándose directamente ellos y sus allegados de las becas y otros beneficios, como dieron testimonio militantes de la organización que ya estaban cansado de la concentración que realizaban. 

Se llegó al grado de cobrar para recibir un reconocimiento a los niños basquetbolistas, otorgado por el Congreso de Oaxaca, luego de que el Congreso Federal lo hiciera, según lo dio a conocer un legislador que sirvió de enlace. 

No existe duda de que todo el daño que se ha causado al MULT es obra única de los dirigentes corruptos, también están involucrados funcionarios del gobierno estatal y quizá políticos y legisladores que en su tiempo buscaron acabar con la organización, y aunque no lo han conseguido del todo, en vísperas del proceso electoral 2021-2022, no la quieren ver con fortaleza e influencia decisiva que obstruya sus intereses. 

Aunque en la actualidad no existe coordinación en el Comité Coordinador del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción en el Estado de Oaxaca, como lo afirmó el diputado presidente de la Comisión Permanente de Vigilancia del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción, Fredie Delfín Avendaño, y donde su actuar dejó un mal sabor de boca en su comparecencia de este día ante la mencionada Comisión Legislativa de la LXIV Legislatura de Oaxaca, es tiempo de que el gobierno estatal le dé seguimiento a los denunciado por el Consejo Comunitario de la Nación Triqui, y se combata realmente a la corrupción. 

La pandemia de la covid-19 y su uso político electoral de funcionarios y políticos oaxaqueños

Inicia el sexto mes de pandemia en Oaxaca y con él la continuación de la falta de una estrategia ausente para combatirla durante 5 meses. Asimismo, la galopante falta de coordinación entre los tres niveles de gobierno que vienen actuando según sus intereses políticos futuros, con miras al proceso electoral 2021-2022 que oficialmente iniciaría en el mes de septiembre y que la fracción parlamentaria del partido Morena del Congreso Local propuso diera inicio en diciembre. 

Agosto apunta para ser el mes de las ocurrencias hoy llamadas retos, y que tanto el gobierno federal en figura de la secretaria de Bienestar como el gobernador del estado han impulsado para justificar su falta de ideas reales para combatir al virus mortal, covid-19, que está por alcanzar los 11 mil contagios y las mil defunciones. La primera planteó el reto de usar cubrebocas por 15 días y el segundo por cuarenta. Pero ninguno de los dos ha impulsado un mecanismo para que toda la población se entere de sus intenciones.  

Habrá que esperar sus evaluaciones y cómo las realizan, porque lo que es cierto es que la población ha incrementado el uso de la inicialmente desdeñada prenda y hoy supervalorada científicamente, debido a que algún vecino, familiar o ser querido ha sido víctima del contagio. 

No faltarán quienes se resistan a su uso por incrédulos, imitadores de poderosos, valientes o valemadristas, los cuales se convertirán en los entes más peligrosos y contagiadores, más si son asintomáticos. 

Una de las cosas que se ha preguntado la gente ante la falta de coordinación entre federación y estado, es el para que el presidente de la república nombró a delegados especiales en varios estados, entre ellos Oaxaca, para enfrentar al sars-coV2. Ya que en esta entidad la llegada de la Senadora con licencia Susana Harp no ha servido de mucho, ya porque le falta capacidad, si canta mal las rancheras o porque fue bloqueada por el gobernador oaxaqueño, que desde Polanco está cuidando la próxima sucesión y no quiere que nadie le altere el plan. 

De la cantante solo se da cuenta cuando se entrega algún equipo médico y se dice que es gestión de ella, aun cuando el gobierno de México ya ha anunciado que está enviando el instrumental. Bueno, también los medios oficiales informan cuando es visitada en sus oficinas por algún legislador, que acude para aparentar coordinación y gestoría. 

Fuera de eso el covid-19 hace y deshace en Oaxaca, no hay quién le haga frente y el gobierno estatal está más atento en los damnificados de los sismos o lluvias, porque esos sí representan más recursos y pueden ser desviados para fines diferentes a los solicitados, porque si realmente se llegaran a quienes los necesitan, no habría ya reclamos de parte de los afectados de los años 2017, 2018, 2019, en diferentes regiones de la entidad, pero bueno. 

Así como el coronavirus ha traído desgracias, así ha presentado oportunidades para los políticos y funcionarios con aspiraciones electorales, que unos con recursos propios o de origen indefinido y otros con apoyos directos del gobierno del estado, se dedicaron a promover su imagen haciéndose pasar por filántropos y hermanitas y hermanitos de la caridad, sin las medidas sanitarias establecidas, lo que provocó que salieran contagiados. 

De esto se dio cuenta a la autoridad electoral y se espera que haya seriedad y responsabilidad para aplicar la normatividad a quienes la violaron, aunque tampoco esa instancia ha dejado satisfecha a la sociedad con sus actuaciones parciales. 

Hoy de nuevamente la sociedad oaxaqueña tendrá que rascarse con sus propias uñas y enfrentar el problema de salud que implica el coronavirus y al mismo tiempo la supervivencia económica que ha dejado a muchos sin trabajo y en el desamparo por la falta de los apoyos oficiales que alguna vez se comentaron. 

Es considerando este panorama, cómo se puede entender que sin importar el color en que se encuentre el color del semáforo epidemiológico mucha de la población oaxaqueña sale a vender, a cobrar o comprar lo mínimo para fortalecer el mal del capitalismo, el consumismo, o simplemente a deambular su tristeza y frustración por no tener de dónde agarrarse. 

Hay también aquellos que desesperados por no ver para cuando termina esto, se pronuncian a favor de tomar medidas drásticas contra los anteriores, pensando que es la única manera de detener la enfermedad. 

Lo cierto es que mientras no haya una coordinación entre los Poderes del Estado en la entidad y de esa manera bajarla a la sociedad, los oaxaqueños seguirán cayendo en cama o a la tumba, a menos de que la misma ciudadanía tome las riendas de su propio destino y asuma la organización para su defensa.  

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario