Ciencia de datos para poner precio a jugadores

– No todo es rendimiento deportivo. – El abanico de variables que miden el valor de un jugador puede justificar sus ganancias. ¿Tiene sentido un fichaje de €200 millones?

Fernanda Vázquez|El Economista|27 de julio de 2020, 22:36. Kylian Mbappé es actualmente el futbolista mejor valuado del mundo, de acuerdo a la plataforma Transfermarkt con 180 millones de euros.

El diario L’Equipe indicó que el París Saint-Germain pagó al AS Mónaco una primera parte de 145 millones para quedarse con los derechos del jugador mientras que 35 millones restantes se pagarían en forma de bonos en caso de ser vendido antes de que finalice su contrato con los parisinos. El analista de datos deportivos Jesús Lagos, de Planeta Data Futbol y @Vdot_Spain, considera que al tomar en cuenta únicamente el rendimiento deportivo ningún jugador alcanza ese valor, sino que intervienen variables extraordinarias.

Para definir el valor de un futbolista, la Universidad EAFIT describe que se miden métricas como su experiencia, liga en la que juega, su posición o sus habilidades, como ser ambidiestro, y destacó otras seis principales: el performance del jugador en su última temporada, integrar la selección nacional mayor, la edad del atleta, la edad al cuadrado (que determina los años de juego del deportista), los goles marcados en la carrera deportiva y la participación del jugador en el equipo nacional Sub-21.

“Cuando te pones a investigar los rendimientos de un futbolista te puedes sorprender porque quitando los jugadores estrellas como Messi, Mbappé o Cristiano Ronaldo, el resto suelen tener rendimientos deportivos parecidos en números de goles, asistencias, jugadas; al final lo que viene a darle un poco más valor son esas variables”, explica Jesús Lagos.

El especialista en análisis de datos apunta hacia la importancia del valor del equipo en el que juega el futbolista, porque revaloriza al jugador, y su popularidad se ve reflejada en las búsquedas en internet o minutos de publicidad.

“Un futbolista cuando tiene mucha popularidad es algo que al club le puede generar ingresos extraordinarios en merchandising, venta de camisetas, publicidad. El Real Madrid, por ejemplo, es un equipo que gestiona la publicidad de sus jugadores, tiene los derechos y eso, al final, puede encarecer o abaratar el precio de un fichaje. Por ejemplo si los derechos los va a tener el propio futbolista y no es un dinero que va a ingresar el club y no tiene por qué pagar por esos derechos”.

El analista indicó que la edad es significativa por el retorno de inversión en una venta a futuro, un jugador de entre 24 y 25 años de buen rendimiento se vuelve atractivo porque a los 27 años suelen alcanzar su pico de valor.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario